Sangre, Costillas y Mermelada (Parte 2)

Relato a dúo para el concurso de "El Círculo de Escritores"

Enlace al inicio del relato, escrito por José Carlos García:



Sangre, Costillas y Mermelada (Parte 2)

Mis muñecas estaban atadas a mis espaldas, a una barra de hierro, podía sentir el frío metal en las palmas y las yemas de los dedos. Mis muelas habían sido pegadas, no podía separar las mandíbulas, salivaba sin cesar y respiraba con dificultad. Exhalaciones entrecortadas por la ansiedad y el horror.

Las palpitaciones eran ensordecedoras, mi pecho iba a estallar. En un principio sentí que de nuevo me encontraba en uno de aquellos terrores nocturnos que me asolaron tras el accidente. El mundo se tornó oscuro. Perdí la visión.

Entonces, alguien empezó a pedir auxilio, casi como en un susurro apenas perceptible. Mis oídos habían aumentado su capacidad auditiva y ahora incluso podía oír el chirrido de sus dientes. A mí me habían dejado sin habla, como aquel hombre me dejó sin visibilidad, años atrás. Sin embargo, aquel empezó a elevar su voz hasta alcanzar un grito agudo seguido de un incesante lloro.

Preguntaba - ¿Quien hay ahí? - Pero, yo no podía responder.

Presentí una tercera presencia tras de mí. Olía a costillas asadas con mermelada de frambuesa. Lo oí masticar.

El "bip" de un aparato electrónico. La cámara de vídeo.

Se puso en pie, caminó de prisa, pasó por mi lado y avanzó. Ruido de cadenas. Aquel hombre que lloraba, ya no lo hacía, chillaba como un puerco amarrado.

Un tirón, dos tirones, tres tirones... La motosierra se puso en marcha, el sonido era insoportable, nada comparado con los alaridos de quién chorreaba su vida, su sangre y sus entrañas sobre mí.

En aquel instante perdí la consciencia. Eso es todo lo que recuerdo.

Aquel hombre me arrebató la visión. Su nombre era Jacobo.

A mi padre le encantaba mezclar dulce y salado, las arterias de su corazón no soportaron un bocado más.



Fin


Comentarios

  1. Wau!!! mortalmente genial, como diría un amigo... Me encantó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Maríjose!
      Pues me encanta eso de "mortalmente genial", todo un halago.
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  2. "Los alaridos de quien chorreaba su vida" me encantó esa frase tal cual como su estupendo relato. Amo las motosierras y todo lo cortante, tu sabes. :D Genial Edgar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un terrorífico placer que te haya gustado esa frase y el relato.
      ¡Muchas gracias, Mendiel! Amante de las motosierras y otras delicias cortantes... jejejeje
      ¡Abrazo, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  3. Genial, felicidades a ambos. Cuando comenté en el blog de José Carlos que ya imaginaba el final, pensé en otro diferente…Jajajajaja, aunque muy parecido.
    Felicidades Edgar es un excelente remate para un fantástico inicio.
    Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que no acertaras con el final, aunque se asemeje a lo que pensaste, lo inesperado en la ficción es más grato.
      ¡Muchas gracias, Oscar, por tu positiva valoración!
      ¡Abrazo grande, Compañero de Palabras! ;)

      Eliminar
  4. ¡Me ha encantado todo el relato, primera y segunda parte! ¿Pero qué estoy comiendo? Jejejeejejeje. Fantástica narración, llena de suspense, horror y olor a costillas asadas con mermelada de frambuesa...mmmm... La idea de alguien colgando boca abajo como un gorrino en el matadero, genial!
    Felicidades a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que haya, usted, disfrutado del macabro menú, señorita.
      ¡Muchas gracias, Eva!
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  5. Horrible, en el sentido de que se puede masticar el terror. Así que muy bien por ello!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta tu comentario. Un placer que hayas masticado el terror de este relato.
      ¡Muchas gracias, Yolanda!
      ¡Abrazo, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  6. Como esperaba una gran segunda parte, llena de terror. Genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haber logrado alcanzar tus expectativas.
      ¡Muchas gracias, María!
      ¡Abrazo enooorme, Hermana de Letras! ;)

      Eliminar
  7. Es increíble como cada cual puede darle un giro inesperado a la historia. Genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, compañera... Las posibilidades son infinitas.
      ¡Muchas gracias, Ana!
      ¡Abrazo grande, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  8. Mis felicitaciones a ambos, compañero. Me encantó.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felicitaciones compartidas. Me alegro de que te gustara.
      ¡Muchas gracias, Yayone!
      ¡Abrazo grande, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  9. :O noche de pesadilla me temo que me toque jejeje. Fantástico en su conjunto. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que no pasaras mala noche.. jejejeje
      ¡Muchas gracias, Elena, me alegra volver a saber de ti!
      ¡Abrazo, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  10. Una continuación brillante y macabra, con un final que aún esforzándome no he podido preveer. Bravo por vuestra compenetración y el resultado plasmado en esta historia que produce escalofríos. No sé qué me ha impresionado más, si el bip de la cámara que no presagiaba nada bueno el ruido de la motosierra al arrancar. Buenísimo!!

    Un abrazo grande, querido compañero!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que no hayas previsto el desenlace y te produjera escalofríos.
      Sí, la compenetración fue muy buena, hubo buen entendimiento.
      (Tu y yo sabemos bien de que va esto del entendimiento en la colaboración literaria)
      El "bip" y la motosierra, una mezcla de vídeo y sangre, un recurso terrorífico para saciar la sed de los amantes del género.

      ¡Muchísimas gracias por tu valoración, Julia!

      ¡Super Abrazo, Hermana de Letras! ;)

      Eliminar
  11. ...y aún podrían haber tercera y cuarte partes, idénticas a las primera y segunda; un ciclo, una cadena de montaje con sus diferentes fases...

    podi-.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Carlos.
      ¡Muchas gracias por pasar, leer y comentar!
      Saludos, compañero.

      Eliminar
  12. Mucha intriga, sufrimiento al leer y un desenlace que me ha dejado atónita. Un abrazo compi de letras Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intriga, sufrimiento y sorpresa... Una mezcla explosiva para un relatillo de terror.
      ¡Muchas gracias, Mercedes!
      ¡Abrazo y besos, Compi de Letras! ;)

      Eliminar
  13. No sé, si me he enterado... O.o

    Así que... ¡Ahí van mis impresiones! Raras... Ya sabes, para no variar xDD

    La primera vez... ¡No me he enterado de mucho! Es decir... Me he quedado un poco choof tras averiguar que no había Mermelada de Vísceras, como le comenté a José Carlos... ¡Aiiiix! ¡Que te me estás ablandando! ;P

    La segunda vez... Pues me he quedado "¡Coñe! ¡Jacobo! ¿Su Padre? ¡Un segundo! ¡Aquí se me ha pasado leer entre líneas algo! Vuelta a empezar..." ;)

    La tercera... No sé, muy bien por qué, pero se me ha venido a la Mente, un Hombre como en una especie de silla de ruedas, sin poder moverse, con un montón de clavos en las mandíbulas deshechas... ¿Un accidente de tráfico, quizás? Más que nada por eso de que le hicieron perder la visión... Pero, claro, luego continúo y me descoloco yo sola u.u

    Finalmente... He llegado a la conclusión de que os habéis montando un "Gran Hermano Macabro" que está siendo televisado en directo en el Canal "Sangre a la Carta", donde el consumidor puede elegir una gran cantidad de programas un tanto especiales... ;P

    ¡Besooootes de Purpurina Sangrienta, Hermanuelo Letril! ^w^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu imaginación y tus interpretaciones del texto superan con creces la trama del relato. Quedan cabos sueltos, eso está claro. Puedes crear las piezas que faltan a tu antojo y montar tu propio puzzle. En mi mente había un ser perturbado que asesina al causante de la ceguera de su hijo (al cual tiene atado a una barra de hierro con los dientes encolados) mientras lo graba todo con una cámara de vídeo. El asesino muere de un infarto por comer tanta mierda. jajjajaja...

      ¡Muchas gracias y besotes de mermelada, Hermanuela Letril! ;)

      Eliminar
  14. Hola Edgar.
    Muy bueno tu relato.
    Aterrador y el final, más.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lucía.
      Muchas gracias.
      Me alegra que te resultara aterrador.
      ¡Gran Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  15. Cuando leí a José Carlos pensé en Hannibal Lecter, ahora te leo a ti y me viene Saw... sangre, cadenas, vísceras y arterías destrozadas.
    ¡Macabro! Genial Edgar como siempre, chapó!
    Un abrazo compañero, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pensé en Saw desde el principio, antes incluso de escribir una sola palabra.
      ¡Muchas gracias, Irene!
      Me alegra que te haya parecido macabro.
      ¡Abrazo grande, Compañera de Palabras! ;)

      Eliminar
  16. Reconozco que pregunté a José porque no lo entendí muy bien, aunque como siempre, me encantó tu estilo descriptivo de diminutos párrafos con el que nos metes hasta el fondo en la situación y el personaje. Una vez comprendida la trama, todo encajó a la perfección, demostrando que eres bueno ocultando secretos, escribiendo de modo sugerente y sutil, y diciéndonos que cuando te leamos, te leamos con toda la atención del mundo. A parte de eso, se trata de un argumento siniestro, perturbador y más gore de lo que parece.
    Un abrazo, Compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo entiendo, esa ausencia de datos precisos puede ser motivo de confusión o de poca claridad sobre la trama. Aún así, me alegra saber que tras la explicación de José Carlos te encajaran las piezas y pudieras ver el puzzle montado en su totalidad. Para mí, el único cabo suelto en esta historia es... ¿Que hubiera sido de la vida del protagonista si su padre no hubiera muerto de un infarto tras asesinar al causante de la ceguera de su hijo? Creo que lo hubiera resuelto de esta manera: Despegando los dientes de su hijo y decepcionándose porque su perturbador ritual sanador no le ha devuelto la vista.
      ¡Muchas gracias, Ricardo por tus alentadoras palabras!
      ¡Abrazo, Amigo de Letras!

      Eliminar
  17. Deliciosamente terrorífico, Edgar.
    Muy bueno e inesperado desenlace.
    Un abrazo grande, mi buen amigo de las letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Federico!
      Me alegra que así te lo haya parecido.
      ¡Abrazo grande, mi buen Amigo de las Letras!

      Eliminar
  18. Me ha gustado el relato , no lo imaginaba tan terrible , ya que no suelo leer cosas de este tipo. Pero enorabuena por el relato a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había visto tu comentario hasta hoy.
      Muchas gracias, María.
      ¡Abrazo!

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares