miércoles, 7 de septiembre de 2016

Todo está conectado

- ¿Es tuya esta cartera?

- Si, es mía... Pero... ¿Cómo?

- La he encontrado en el suelo. He mirado el carné de identidad. La llevaba a comisaría, pero al cruzarme contigo te he reconocido por la foto.

- Gracias, muchas gracias. Ni siquiera sabía que la había perdido.

* * *

Lo recuerdo como si hubiera sucedido hoy, y jamás ocurrió. La recuerdo como si hubiéramos compartido toda una vida juntos, y tan siquiera la llegué a conocer.

Caminaba por la rambla de las flores de Barcelona, no se hacia donde me dirigía, puede que se tratara de un paseo sin destino, admirando la gente, la música, las pinturas y las obras arquitectónicas. Entonces me crucé con la mujer más linda que mis ojos hubieran visto. No fueron sus curvas, ni sus andares, ni su cabello negro, ni tan siquiera su mirada. Fue aquella sonrisa que me regaló, la que me enamoró al instante. Cruzamos nuestros caminos, y nunca la volví a ver. Pero su recuerdo quedó grabado a fuego en mi interior.

¿Por qué? ¿Por qué no la detuve para hablar con ella?... Supongo que no hubiera sido apropiado, quizás la habría asustado. Pero aquella sonrisa... Aún juraría que fue dedicada a mí, directa a mi alma, como si nos conociéramos de toda la vida, o mejor dicho, de toda una vida juntos.

* * *

- ¿Quieres ir a tomar algo? ¿Un helado?

- Sí, quiero.

* * *

- ¿Quieres a Sofía como tu legítima esposa, hasta que la muerte os separe?

- Sí, quiero.

* * *

Nos casamos el diez de mayo de 1998. Gabriel nació a los dos años...

...Murió el tres de septiembre del 2010.

Mi pequeño Gabriel, mi amor.

Sofía murió el mismo día, yo morí el mismo día. No recuerdo nada más desde aquel fatídico día en el que todo lo que fuimos alguna vez, desapareció.

Un coche se subió a la acera y arrolló a nuestro hijo, murió al instante. Nuestras almas, todos nuestros recuerdos se fueron con él.

Tan solo me quedó una imagen tras el accidente. La mirada del hombre que conducía aquel auto. En pie, en el juicio, declarándose culpable del homicidio involuntario. Se dio a la fuga, pero no fue difícil encontrarlo, ni Sofía ni yo vimos la matrícula, pero sí un testigo que caminaba detrás nuestro, y la apuntó en su teléfono.

Recuerdo su mirada y sus palabras en el juicio.

 "Me dormí al volante, el ruido del choque me despertó, tuve miedo y huí. Vi el cuerpo del pequeño por el retrovisor".

Le condenaron a cinco años de cárcel. Se ahorcó al mes siguiente de entrar en prisión.

Eso es todo lo que recuerdo. Como un fugaz cortometraje,  proyectado tras mis párpados cerrados.

* * *

Creo que la vida le dio otra oportunidad a aquel hombre. Regresó de nuevo y enderezó su camino.

No robó mi cartera, ni se le cayó a unos metros de mí. Sofía no pudo hallarla y ver mi foto. No pudo reconocerme y acercarse a mí. No pudimos conocernos. Aún así me regaló una sonrisa que se grabó a fuego en mi interior.

Lo recuerdo como si hubiera sucedido hoy, y jamás ocurrió. La recuerdo como si hubiéramos compartido toda una vida juntos, y tan siquiera la llegué a conocer. Lo recuerdo todo, pero tan solo se trata de un sueño del que no logro despertar. Cada noche se repite, cada mañana lo tengo presente.

Sé que existes, Sofía. Tuvimos un hijo, le llamamos Gabriel.

* * *

Creo que la vida le dio otra oportunidad a aquel hombre. Regresó de nuevo y enderezó su camino.

No robó mi cartera, ni se durmió al volante jamás.



fin









26 comentarios:

  1. Maravilloso.
    Me has dejado sin palabras, al final quede en la duda si todo paso o si nada ocurrió.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias, Sue!
      "Me has dejado sin palabras"... ¿Qué puede leer uno en un comentario mejor que eso?
      Lógica duda.
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  2. Me dejas sin palabras. Un duro golpe que afecta a cualquiera. Salir de ahí debe de ser difícil.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabras escritas que dejan sin palabras al lector... El mejor halago del mundo, de escritora a escritor, aún más.
      ¡Mil gracias, María!
      ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

      Eliminar
  3. Ufff... Edgar, si empiezo a hablar de todo lo cruza ahora mismo mi cabeza... no paro (voy a intentar simplificar)

    Planteas de maravilla la duda entre si es sueño o realidad y yo apuesto por ambas, es decir, que el personaje en verdad vivió todo eso, pero la vida le dio otra oportunidad... la oportunidad de casi borrarlo y verlo o vivirlo como si hubiera sido un sueño, para poder seguir adelante... Ya la lié más, no? Jajaja

    Está genial, Compi!! Me quebraste la cabeza!!

    Un fuerte abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfectamente simplificado, Flora.
      Es una interpretación que bien cuadra con lo expuesto.
      Mi punto de vista es que hay dos lineas temporales distintas que se cruzan en un punto, haciendo que una de las realidades parezca un sueño dentro de la otra... ¿La he liado yo ahora más? jajajja... ¿Y no es bonito esto?
      ¡Muchas gracias, y un abrazo enorme, Compañera! ;)

      Eliminar
  4. Abrumador, inquietante, misterioso, psicotico, imprevisible, desconcertante, y sobre todo, muy bueno! Todas estas palabras no describen mejor este relato que el silencio, sin embargo, escapan de mis dedos ansiosas de saber más sobre la vida de este personaje y su paranoia.

    Saludo acolchificado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Joder, Santiago! ¡Muchas gracias por tus palabras!
      Sólo por tu comentario, pensaré en como saciar tu interés por el personaje y su paranoia.
      ¡Saludos acolchificados, Compañero!

      Eliminar
  5. Quedé en el limbo. Como flotando en el espacio y en mis pensamientos. Esa duda que nos haces sentir nos envuelve de una forma indescriptible. Más que dejarme sin palabras, a mi me faltan para describir este relato tan...tan... te lo dije, no tengo palabras. Maravilloso Edguitar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Mendielita!
      Seguro que en ese limbo te encuentras con el protagonista, pero dudo que él pueda esclarecer tus ideas, una buena sesión con su piel, usando tus incisivos métodos, quizás le ayudarían a recordar...
      ¡Abrazo, Compañera de Terrores! ;)

      Eliminar
  6. Muy buen relato cíclico, lleno de misterios. Te arrastra hacia el final de un modo sorprendente.
    Muy bueno, Amigo de las letras!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado este relato cíclico, y haberte arrastrado hasta el final con sorpresa.
      ¡Muchas gracias, Federico!
      ¡Abrazo, Amigo de las letras!

      Eliminar
  7. Qué placer leerte de nuevo, querido amigo, y más en un texto tan bueno. Interesante, ameno, atrapante desde el primer instante, inteligente y, sobre todo, esperanzador.

    Realmente hay mil versiones de cada pequeño suceso de nuestra vida, pero solo una ocurre en la realidad que conocemos y reconocemos. Quizás algunas personas más sensibles, como tu protagonista, es capaz de recordar una versión alternativa que no llegó a tener lugar... ¡Brillante!

    Es un gustazo tenerte por aquí de nuevo, te lo había dicho ya, ¿verdad? :))

    Abrazo de finde, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué placer leerte yo a ti, aunque sean palabras tristes, es reconfortante poder expresarse y compartir sentimientos tan puros como los tuyos.

      Qué placer que me leas y me comentes como siempre lo haces, así da gusto escribir.

      Tu interpretación, o mejor dicho, extracción de la esencia del texto es inmejorable. Mil versiones, una realidad reconocible.

      Es un gustazo para mí estar por aquí de nuevo, tú eres, sin duda, una de las mejores razones para no volver a marcharme.

      ¡Abrazo de principio de semana, compañera! ;)

      Eliminar
  8. Y es que a lo largo de la vida debemos tomar siempre algún camino que se bifurca, unas veces de forma consciente y otras inconscientemente; y el conjunto de todas ellas nos lleva inexorablemente a un destino que nos guste o no es el resultado de todo lo vivido. Y sino, no tenemos más que pensar en el poder de una sonrisa directa al alma. Excelente relato, feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido/a a el Rincón, "El Baile de Norte".
      Inmenso pensamiento el tuyo, lleno de sabiduría.
      ¡Gracias por tu valoración!
      ¡Saludos, y feliz lunes! ;)

      Eliminar
  9. ¿Qué hubiera pasado si...? Me ha fascinado, Edgar. ;)
    Un abrazo, compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que la persona que mató a su hijo, enderezado su camino, tampoco hubiera incidido en la posibilidad de su nacimiento.
      Sé que no lo preguntabas para obtener una respuesta, si no cómo síntesis del micro, pero me apetecía expresar ese punto en cuestión.

      "Fascinación", una de las mejores sensaciones de la vida.

      ¡Mil gracias, Soledad!
      ¡Abrazo, Compi Acolchada! ;)

      Eliminar
  10. Me ha encandado, Edgar, está muy trabajado. Yo tengo dos hipótesis, la primera compartida con Flora, en la que todo es un mecanismo de defensa tras el trauma del protagonista. Y la segunda, que hay dos realidades paralelas que convergen al mismo tiempo, como una tirada de dados al azar ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola de nuevo, Ramón!
      Muchas gracias por la valoración.
      La interpretación de Flora es muy buena, sin embargo, la segunda hipótesis creo que se acerca más a lo que tenía en mente al escribir el relato, son dos lineas temporales distintas, una se revela como un sueño dentro de la otra.
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar
  11. ¡Espectacular Edgar! Si creo comprender bien tus letras en este relato nos hablas de la reencarnación y de como existe un tipo de conexión por la que estamos unidos, y sobre el aprendizaje individual del que su base son los errores, una vez comprendidos existe la evolución.

    Al final somos entes que se ligan y se liberan en pos a un aprendizaje.

    ¡Me ha encantado!!! Es profundo y reflexivo.
    Un fuerte abrazo, amigo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu parecer es perfecto, Irene. La reencarnación es la clave de este relato.
      Muchas gracias por tu gran valoración.
      ¡Abrazo, Amiga de Letras! ;)

      Eliminar
  12. Es reconfortante leer algo tan bien escrito, abierto a muchas interpretaciones. En todo caso es lo que hacemos cada uno de nosotros, interpretar tu texto a nuestro modo. A mí me ha llevado por el sendero de un individuo al que la compulsión de sus pensamientos lo hace hacer y deshacer su realidad, tal vez por el violento impacto emocional del accidente. Eso me ha motivado a leerlo hasta el final. Se nota tu habilidad para dejarnos a nosotros las incógnitas a resolver. Lo he disfrutado, Edgar. Te mando un gran saludo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu gran valoración, R. Ariel.
      Así da gusto esforzarse en crear un relato que, al menos, valga la pena ser leído.
      Una buena interpretación la tuya, tan válida cómo acertada.
      Saludos, compañero de letras. ;)

      Eliminar
  13. ¿Por dónde empiezo? Tanto el modo de ver de Flora (el cual era por donde mi interpretación tiraba) y el real, es decir, el que le diste tú al escribirlo, son buenísimos. Pero he de decir que me gusta mucho más el real. Nos deleitas otro relato complejo con esa estructura que tanto me gusta: escenas cortas, brevísimas, separadas por estrellitas, como un puzle que se va formando poco a poco, acompañado así mismo por esos párrafos también cortos compuestos por frases magníficas y bellas en la literatura que contienen.
    La trama y el argumento son tan complejos, que seguro que la historia lleva un trabajo muy concienzudo detrás, antes de ponerte a escribirla, y eso es de agradecer para los lectores: que el escritor se tome muy enserio sus escritos... y más teniendo en cuenta que solo somos blogueros.
    Una historia de universos alternativos narrado con una sensibilidad abrumadora y contando una historia fuerte y dura. Un personaje que sin haber vivido el suceso trágico que describe, lo hace con una exactitud que da miedo. ¿Sueño o realidad? Ambas cosas, sin duda, tras leer tu explicación.
    En este relato nos narras de un modo original lo que Stephen King denominó como ''Esa sensación que solo puede expresarse en francés'' en el título de uno de sus relatos. Es decir: un déjà vu, pero a lo grande. Y nos hace preguntarnos si en realidad esa sensación es lo que ha ocurrido en un universo paralelo, como le ocurre a tu personaje.
    Gran relato,fruto de una gran inteligencia. No me extraña que estés contento con él.
    Abrazo desde la 13, Celdíaco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Por dónde empiezo yo?
      Ante todo darte las gracias por la positiva valoración del relato,
      Exacto, eso es, sueño y realidad, ambas cosas. Es un texto que puede tener muchas interpretaciones, y todas ellas pueden ser válidas, no cuenta solo la idea que tuve al escribirlo, porque no dejé patente la resolución de los acontecimientos; si una de las líneas temporales era real y la otra no, si se trataba de una reencarnación con residuos de la anterior vida que creaban esa pesadilla en la actual vida del protagonista... Etc.
      Si, estoy contento con este relato, y ahora, tras tu lectura y comentario; aún más.
      ¡Abrazo desde la 237! :)

      Eliminar