Asesinas de Felpa: Triplet Fragance

- ¿Diga?

- ¿Ronnie Bell?

- Si, yo mismo.

- Le llamamos del canal cuatro, estamos interesados...

- Yo no, gracias.

- Espere, no cuelgue por favor...

* * *


En 1988 hubo una sucesión de extraños asesinatos, todos ellos atribuidos a un muñeco. Increíble.
Casi tres décadas más tarde, en  el 2016, fueron encontrados tres nuevos cuerpos, todo apuntó a una nueva serie de asesinatos perpetrados por muñecos, por muñecas esta vez. 

Mi nombre es Ayleen Bell, mi padre; Ronnie Bell, fue quien llevó el caso. Lo que os voy a explicar a continuación es lo que sucedió:

Por aquel entonces yo tenía siete años, se acercaba el día de mi cumpleaños, mi padre, sumergido como siempre en su trabajo, hacía caso omiso de mis interrupciones, por la constante concentración en la que se hallaba. No soportaba tener un caso abierto sin ser solucionado, sin embargo, era adicto a ellos.

El primer cadáver que se encontró, asfixiado sobre la cama, y con una envolvente fragancia, fue el de Catherine Shue, de sesenta y tres años de edad. La habitación en la que se hallaba el cuerpo olía a lavanda, el mismo aroma que desprendía la boca abierta de la víctima. 

El mismo día encontraron el segundo cadáver, una niña de doce años, asfixiada sobre su lecho, con la boca y los ojos abiertos de par en par, el olor, esta vez, era una dulce fragancia a vainilla.

Al día siguiente, de madrugada, un tal Will Martinez llamó a la policía, había hallado el cuerpo de su mujer sin vida, a su lado, en la cama, y adivinen, boca y ojos abiertos, y una penetrante fragancia a sándalo.

Will Martinez fue detenido inmediatamente, también Jeff Taylor, hijo de Catherine Shue, la primera víctima encontrada, y Joshua Evans, el padre de la pequeña, Rossie, hallada en segundo lugar.

Fueron detenidos e interrogados por mi padre, los tres se encontraban en casa de las víctimas, no había nadie más a parte de ellos. ¿Quien podría haber cometido aquellos asesinatos, si no ellos?

Lavanda, vainilla y sándalo.

* * *

- Papá, quiero a las "Triplet Fragance" para mi cumpleaños.

- Ahora no, cariño, papá está trabajando en un nuevo caso, mañana me cuentas que es eso.


* * *

Mi padre encontró una conexión entre los tres detenidos, y no era una conexión cualquiera. Uno de ellos, Joshua Evans, fue detenido dos años atrás por un presunto secuestro y asesinato, pero fue absuelto por falta de pruebas. 

Mi padre halló tales pruebas, unas cintas de vídeo, en ellas, Evans, junto a Martinez y Taylor, torturaban, violaban y asesinaban a tres mujeres en una juguetería. 

Las tres mujeres resultaron ser; Samantha, Ruth y Adele Lee Ray, trillizas, hijas de nada más ni nada menos que de Charles Lee Ray, el estrangulador de "Lake Shore".

* * *

Mi padre y yo mirábamos la televisión, algo inusual, estaba muy cansado y por fin necesitó despejarse un poco, dejar a un lado, por un instante, el nuevo caso que le quebraba la cabeza.

- Esas son las "Triplet Fragance", las quiero para mi cumpleaños, papá.

En el anuncio mi padre contempló a las tres muñecas más lindas de todos los tiempos, las trillizas de pequeños cuerpos de felpa y aroma a lavanda, vainilla y sándalo.

Mi padre llamó al forense.

- Jim. ¿Qué encontraste en el estómago de los cuerpos al realizar la autopsia?

- No he abierto sus estómagos.

- Hazlo inmediatamente e infórmame.

A la mañana siguiente, Jim Knock, el forense, llamó a mi padre.

- Increíble, Ronnie. En los tres cuerpos hay tejidos de felpa, de ahí provienen las tres fragancias. 


* * *

Mi padre murió el año pasado de un tumor cerebral, ahora está junto a mi madre, Felicia.

En los archivos de su ordenador encontré de todo sobre sus casos, este fue el más extraño, sin duda.
Hoy os cuento lo que ocurrió, pero sé que nadie lo creerá.

* * *

- No cuelgue, por favor. Señor Bell, el mundo debe saber...

- Si, quizás si. Pero no seré yo quien lo cuente.




Fin

En "La Celda Acolchada":

* Asesinas de Felpa: Matilda  Por: Santiago Estenas

* Asesinas de Felpa: Valentina Por: Mendiel

* Asesinas de Felpa: Felisa Por: Soledad Gutiérrez

* Asesinas de Felpa: Gina Por: José Carlos García

* Asesinas de Felpa: Queca Por: Ricardo Zamorano 







Comentarios

  1. Ohh!! Las trillizas tomando los cuerpos de felpa para su venganza!! Un gran fantástico / detectivesco relato de nuestras asesinas. Muy ameno y rápido, se lee manteniendo el interés desde la primera letra.
    Me encanta el ambiente policial y de suspenso puesto en la historia tan original y el uso del olor de las muñecas que le da su aire infantil a asesinatos pavorosos.
    Genial Edguitar!! Como siempre compañero de celda.
    Abrazos olorocitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, ya sabes de donde salió la idea de los olores de las muñecas... jejeje.
      Me alegra que el relato mantuviera tu interés, y que te haya gustado el suspense de la historia.
      Muchas gracias, Mendielita.
      ¡Abrazos de vainilla! ;)

      Eliminar
  2. Maravilloso relato que cada vez me voy aficionando mas a leerlas. Quizás escribir así un caso de asesinatos me cueste hacerlo. De momento os leeré, sois estupendo escribiendo y manteniendo el suspense hasta el final. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te aficiones a este tipo de relatos. Seguro que si te pones escribirás un caso de asesinato interesante.
      Muchas gracias por tus palabras, María del Carmen.
      ¡Abrazo, compañera!

      Eliminar
  3. Parece que nuestro señor Bell es un poco reticente a compartir los casos de su padre con nosotros. Conozco algunos sicarios que quizás le hagan cambiar de opinión...

    Magnífico relato sobre trillizas reencarnadas y aromas deliciosamente letales. El ambiente detectivesco está muy bien logrado. Creo que esta historia daba para un relato más largo. Un caso tan extraño deja muchas curiosidad flotando en el aire.

    Saludos afelpados!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el señor Bell es reticente a compartir sus propios casos, o mejor dicho, este caso en concreto.
      Llama a esos sicarios y diles que Escobar ha caído, ya no hay nada que hacer.
      Si, este relato es como una sinopsis de algo más extenso, yo también lo creo.
      Muchas gracias por tu valoración, Santiago.
      ¡Saludos afelpados!

      Eliminar
  4. Edgar
    Inquietante e intrigante relato. Ha sido un placer leerlo porque tu estilo tan particular nos guía, nos lleva de la mano con una prosa de fácil lectura (lo cual considero una virtud de gran escritor) hasta el fin de la historia. Eres muy bueno contando en este género. Te mando un afectuoso abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vuelta ese afectuoso abrazo, y muchas gracias por tu valoración, R. Ariel.
      Para mí ha sido un placer leer tu comentario.
      ¡Saludos, compañero!

      Eliminar
  5. Me ha gustado mucho Edgar, vaya con las muñequitas, que encantadoras, aromáticas y letales, jejeje. Me encanta como lo has narrado, enhorabuena! ¿para cuando más dulces psicópatas de ese estilo? Espero que pronto! un abrazo, compañero de letras ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te hayan gustado estas dulces psicópatas, Ramón.
      Muchas gracias por tus lecturas y siempre buenos comentarios.
      ¡Abrazo, Compañero de Letras!

      Eliminar
  6. Un conseguido ambiente, unas peculiares protagonistas, me imagino al las supernenas protagonizando una nueva 3ntrega se SAW. Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja.. Las supernenas protagonizando SAW, lo has clavado.
      Muchas gracias, Miguel Ángel.
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar
  7. Esos tres violadores deberían haber sido las victimas y no las mujeres que tuvieron la mala suerte de vivir a su lado.
    En todo caso la venganza nunca es buena, pero el karma debería ser implacable ya que la justicia no es efectiva en la mayoría de casos.
    Tu como dueño y señor del relato has creado una historia donde es posible hasta la reencarnación en muñequitas de felpa que se toman la justicia por su mano. Muerte por cierto muy aromática...¿O detrás está la mano ejecutora del estrangulador padre de las criaturas? Este tampoco pagó por sus crímenes.
    Aquí hay caso abierto para rato.
    Espero que sigas dando tralla compañero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, la venganza recae sobre los violadores y asesinos, pero no con sus muertes, si no con las de aquellas personas a las que aman, así que no hay justicia alguna, solo terror que genera más terror.
      La mano ejecutora del estrangulador tiene mucho que ver con lo ocurrido, solo hay que descubrir su identidad.
      Siempre daremos tralla, Francisco.
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar
  8. Genial historia, menudas muñecas, con el miedo qeu me dan...
    Me pasaré a leer las demás, a ver si me atrevo.
    Un besilllo Hermano de Letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Atrévete, disfrutarás con las asesinas de felpa, son un amor.
      Muchas gracias, María.
      ¡Abrazo, Hermana de Letras! ;)

      Eliminar
  9. Muy bien contada la historia, con un lenguaje muy propio de historias de los más sagaces detectives y un ritmo ágil que te hace leer sin parar y te sumerge en la historia. Muy original, me ha gustado ese juego con los aromas y las muñecas que no perdonan.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que la historia te haya atrapado, y aún más que te haya gustado ese aromático juego de las muñecas.
      Muchas gracias, Conxita.
      ¡Saludos, compañera! ;)

      Eliminar
  10. Hmmm... muñecas asesinas... ahora sabes que? Qué mi hija tiene una muy parecida y me da que ya tiene los días contados... eso sí, la culpas irán a ti! Jaja ;)

    Abrazo Compañero!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No, por favor! No tires la muñequita de tu hija, y menos aún me culpes a mí de ello... jajajja
      Muchas gracias por la visita, Flora.
      ¡Abrazo, Compañera! ;)

      Eliminar
  11. Le das un giro bastante original a la saga, al menos en el estilo o el género, ya que el motivo del asesinato sigue siendo la venganza. Desde el primer capítulo hasta el último, logras que mantengamos los ojos clavados a la pantalla. Esa estructura por minicapítulos hace que el texto tenga una agilidad y un ritmo muy fluido al tiempo que introduce la tensión e intriga en el lector. Detrás de cada una de las escenas o capítulos que nos vas narrando, y poco a poco, se va formando una trama tras unos personajes. Y esta es el pasado oscuro de los tres hombres cuyas familiares fueron asesinadas. Sin llegar a decírnoslo, nos revelas qué ocurre con las muñecas. Una historia de violación, de crimen, escondida tras otra en la que se desarrolla una trama policíaca. Complejo y al mismo tiempo tan bien explicado que no es difícil de seguir.
    Me han encantado los nombres americanos con sus apellidos, me ha parecido una combinación nombre-apellido muy creíble y muy buena.
    También me llamó la atención el detalle de que el padre de las trillizas fuera un asesino, no sé si eso tuvo algo que ver con la violación.
    En definitiva, un gran relato, por su estructura, que nos va dejando migajas poco a poco para ir cerrando tanto la trama pasada como la actual.
    Un abrazo, Compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los nombres y los apellidos es un juego que me gusta mucho, me pongo listas y enlazo los que me parecen que cuajan.
      Muchas gracias por tu grande valoración, por la atenta lectura, y el rico análisis del texto.
      ¡Abrazo, Compañero!

      Eliminar
  12. Genial el ritmo que le das al texto. Me ha encantado. Me voy con un tufillo muy agradable. ;)

    Un abrazo, compi. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja.., Cuidado con el tufillo no te siga a todas partes!!!
      Bueno, si es agradable, que persista!!! XD
      Muchas gracias, Sole.
      ¡Abrazo, Compi! ;)

      Eliminar
  13. No había sido usado con él por primera vez, entonces, el conjuro de Damballa. La historia de las trillizas en mucho mejor que la de su medio hermano Glen.
    Gran relato y excelente el guiño al muñeco asesino por excelencia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de leer tu homenaje a Fred sabía que si leías este micro advertirías fácilmente el guiño a "Muñeco Diabólico". ¡Qué bueno!
      Muchas gracias, Raúl.
      ¡Que el conjuro de Damballa nos coja confesados!
      ¡Saludos, crack!

      Eliminar
  14. Como menciona Ricardo, aquí aportas una visión más policial a la historia de las muñecas de felpa que se está llevando a cabo en la celda. Hay una buena cronología, una buena manera de enlazar acontecimientos, y una más que interesante relación entre los criminales y la aromática venganza de sus víctimas. ¡Buen trabajo, un "triple" saludo Compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, en el momento en el que leí la conversación entre Mendiel y Santi sobre las muñecas y sus olores ya me vino la idea de este caso policial, con las hijas de Lee Ray tras el asunto.
      Muchas gracias, José Carlos. Si te parece un buen trabajo, estoy más que satisfecho.
      ¡Triple abrazo, Compañero!

      Eliminar
  15. La venien forma de muñecas de felpa. ¡Y con olores!
    Buen relato, compañero.

    ResponderEliminar
  16. Un relato interesante, original y muy bien escrito, Edgar. Como siempre tu dominio de los detalles da credibilidad a la historia y sumerge al lector hasta lo más profundo del argumento. Qué gran placer leerte, incluso cuando nos destrozas la ilusión de que todas las muñecas de trapo son adorables juguetes, ji, ji.

    Sencillamente genial, compi :))

    Un abrazo de domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra haberte sumergido a lo más profundo del argumento, como siempre tus palabras y valoraciones me animan mucho.
      Siento haber destrozado dicha ilusión, pero así es; no todas las muñecas de trapo son adorables... je,je,je.
      ¡Muchas gracias, Julia!
      ¡Abrazo dominguero, compañera! ;)

      Eliminar
  17. Hola Edgar
    El tuyo es el último de los relatos de esta seria que leo. Tenias el listón muy alto, que lo sepas. Pero vamos, no lo has pasado por debajo. Muy buen relato. Cuando al principio citas el año (1988) de los asesinatos del muñeco, me imaginé el guiño a Muñeco Diabólico, que luego me confirmaste en un comentario. Un acierto comenzar el relato de esta forma detectivesca.
    Has sintetizado muy bien una historia compleja y, en pocas líneas nos has dado las claves necesarias para comprender casi todo (algo, como el papel del padre de las trillizas, se queda para la imaginación, lo cual también está bien) A mí también se me he hecho corto el relato. Me llama la atención el hecho de que pongas nombre a todos los personajes, incluso al forense. Es un detalle de alguien que cuida su trabajo al máximo y que se preocupa por la credibilidad de su historia. Seguramente te lleve su tiempo escribir un relato, aunque sea de unas cuantas líneas. Y eso tiene mucho mérito. Por lo demás, creo que el resto de compañeros ya te han dicho básicamente lo mismo que yo opino: Es un relato excelente
    Un abrazo, compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gran comentario, Isidoro, en todos los sentidos.
      El padre es el mismísimo Charles Lee Ray, el alma que se adueñó de Chuky, así que de él aprendieron sus hijas; el conjuro de "Damballa"... casualmente a éstas también las asesinan en una juguetería... je,je,je.
      Un gran honor; tu visita y positiva valoración del relato.
      Muchas gracias, y un abrazo, Compañero de Letras.

      Eliminar
    2. No sabía todo esto que me cuentas, pero si sabía que tenía que haber un porqué. Eres un escritor minucioso, se nota, y no dejas detalles al azar. Un abrazo

      Eliminar
    3. Me siento identificado con tu modo de comentar. Ambos tendemos a sublimar aquello que apreciamos.
      Agradezco mucho tus palabras, Isidoro.
      Abrazo.

      Eliminar
  18. El tono lejano con el que se narra, casi a modo de informe policial, dota al relato de un misterio y suspense que lo hace irresistible. ¡Fantástico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por la lectura y tan positiva valoración, David.
      ¡Saludos, compañero!

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares