jueves, 23 de julio de 2015

Buen Provecho

Tres bandejas... Un primero, un segundo y el postre.

Como entrante, una rica sopa fría. Como un gazpacho veraniego, para combatir el calor.

250 gr. de fatiga.

300 gr. de depresión.

6 cucharadas de locura.

Una pizca de perversión.

De segundo, un delicioso pastel de carne, lo he picado todo, bien triturado.

Y de postre... Sentiré de nuevo el palpitar en mi paladar. Mis papilas gustativas gozarán con los pequeños corazones que un día nos llenaron el alma... Hoy llenarán mi estómago.

Mi mujer, que en paz descanse, en su lecho de muerte me pidió una cosa y me obsequió con un buen consejo; "Procura que nuestros hijos sean felices y saborea cada instante, la vida es corta". Lo primero no lo estaba logrando, así qué, pondré punto final a mi fracaso como padre y seguiré a rajatabla lo segundo.

39 kg. de carne.

3 litros de sangre.

Como reza el dicho; "De pequeños te los comerías, luego te arrepientes de no haberlo hecho".

Yo no experimentaré tal arrepentimiento.



Fin